Municipale

Ámsterdam, Países Bajos

Ámsterdam: Viaje y trabajo de campo de un agente de policía neerlandés en Toronto

September 21, 2012

El pasado otoño, el comisario Patrick Voss, de la Policía de los Países Bajos, dejó su hogar en Utrecht (Países Bajos) para pasar dos meses en Canadá. Su objetivo era estudiar la forma en que la Policía de Toronto realiza programas de acercamiento a las comunidades y gestiona la diversidad dentro del propio cuerpo.

Al igual que otros países europeos, los Países Bajos tienen una creciente población inmigrante procedente de casi 140 países. Mejorar la forma de trabajar con comunidades diversas se ha convertido en una prioridad para los cuerpos policiales del país.

En 2008 se creó un programa nacional denominado Politietop divers, naar een duurzaam perspectief (La diversidad en la dirección policial: hacia una perspectiva sostenible), centrado en el gran número de mujeres y miembros de minorías étnicas que ingresan en la policía y la abandonan. Su mandato procedía de la Junta de Directores Regionales de Policía y de la Junta de Comisarios en Jefe.

Con el fin de “desarrollar competencias interculturales”, Politietop divers colaboró con el Instituto de Integración y Eficacia Social de la Universidad de Groningen para crear un programa de inmersión de estudio y trabajo denominado Top-POINT (Police Leadership International).

Sin embargo, su agenda a largo plazo consiste en comprender la diversidad en un contexto más amplio.

Comprender la diversidad

Para el comisario Voss, que escribió un blog en neerlandés sobre su estancia en Toronto (puede leerlo aquí a través del traductor de Google), este viaje fue todo un torbellino de nuevas experiencias. En Toronto se le asignó al superintendente Sam Fernandes, a quien llamaba “señor Diversidad”. Cada día era diferente. Sus actividades iban desde el conocimiento de las prácticas para el mantenimiento de la paz entre los aborígenes, pasando por la visita a estudiantes de escuelas secundarias situadas en barrios de riesgo, hasta la asistencia a una cena oficial con los miembros de la comunidad musulmana local.

¿Qué fue lo que más impresionó al comisario Voss (que también es Jefe en funciones del Centro Nacional de Coordinación de Operaciones de la Policía Nacional de los Países Bajos)? “La actitud positiva y emprendedora [dentro de los Servicios de Policía de Toronto] y la forma en que respetan la cultura de los demás y aprecian la ‘diferencia’”, señala. “Se trata de contar con una dirección que tenga una visión sólida, combinada con las responsabilidades otorgadas, a todos los niveles, al servicio de policía”.

Éxito

Lo importante para Voss fueron las repercusiones que la experiencia de Toronto tuvo en su trabajo: desde aprender a adoptar una mentalidad más abierta hasta tender puentes hacia otras organizaciones.

“Actualmente hago más hincapié en aprovechar y respetar las diferencias, dándoles valor y fomentando las oportunidades que ofrecen” afirma.

Y lo más importante son las nuevas ideas que el comisario Voss intenta introducir en el mandato del programa, con el objetivo de mejorar la política en materia de diversidad. Entre ellas se incluye un programa de acercamiento a la comunidad y de formación multicultural para los agentes de policía, que promoverá una actitud más abierta de estos hacia los ciudadanos.

El programa Top-POINT tiene previsto enviar a otros altos oficiales de policía neerlandeses al extranjero para visitar y aprender de una gran variedad de ciudades – entre ellas, Buenos Aires (Argentina) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

A su vez, los Servicios de Policía de Toronto tienen previsto enviar agentes a los Países Bajos en un intercambio recíproco de trabajo y estudio. Buenas ideas en movimiento


Maytree