Vivir

Auckland, Nueva Zelanda

El fútbol como punto de partida

Refugees in Sport Initiative, Refugees as Survivors

January 11, 2012

El lenguaje universal del deporte reduce el aislamiento de los jóvenes refugiados a la vez que fomenta un sentimiento de conexión y pertenencia.

El lenguaje universal del deporte reduce el aislamiento de los jóvenes refugiados a la vez que fomenta un sentimiento de conexión y pertenencia.

Al igual que la música, el deporte tiene el poder de superar las diferencias culturales y étnicas para cohesionar una comunidad y crear una sensación de confianza y pertenencia.

Sin embargo, para muchos recién llegados, las necesidades prácticas de vivienda, escolarización y empleo dejan poco margen para desarrollar otros intereses o aprovechar la oferta local.

“El deporte es lo último en que piensan después del resto de cuestiones relacionadas con el reasentamiento”, señala el Dr. Arif Saeid, director de servicios comunitarios de Refugees as Survivors, una organización sin ánimo de lucro con sede en Auckland que presta diversos servicios en ámbitos como el desarrollo comunitario.

Para el Dr. Saeid, se trata de una oportunidad perdida.

Un juego bonito

En la ciudad de Auckland, el fútbol se aprovecha como una herramienta estratégica y deliberada para reducir el aislamiento social de los jóvenes refugiados y para ayudarles a sentirse conectados y parte de un grupo, tanto entre ellos como en la comunidad en sentido amplio.

Refugees As Survivors (RAS), una organización sin ánimo de lucro centrada en la salud mental de los refugiados y que presta servicios por ejemplo en materia de desarrollo comunitario, inauguró la Refugees in Sport Initiative en 2006.

Tras llevar a cabo una serie de consultas comunitarias, la organización se dio cuenta de que se necesitaban programas para permitir que los refugiados jóvenes lograran un mejor acceso a deportes mayoritarios y contaran con un lugar seguro para reunirse con otros jóvenes que compartieran y comprendieran su experiencia.

El interés se centró inicialmente en el fútbol, ya que era el deporte que atraía a la mayoría a la vez que servía para abordar obstáculos que impedían a los refugiados participar en las actividades municipales, tales como el coste de los servicios y las diferencias lingüísticas y culturales.

“El fútbol es una lengua y una cultura universal. Tiene su propia cultura y no precisa de un idioma [específico].” Según el Dr. Saeid, “jugar en un equipo supone una ocasión de integración. Ayuda a los refugiados a participar en la comunidad y les ayuda a establecerse en mejores condiciones”.

Asociaciones ganadoras

Trabajando en colaboración con que hoy es la Federación de Fútbol de Auckland y con clubes de fútbol locales (con el apoyo de la ciudad de Auckland), RAS desarrolló una serie de programas prácticos para ayudar a los refugiados a lograr mejor acceso a deportes populares en Nueva Zelanda.

Ahora, la Refugees in Sports Initiative ofrece a los jóvenes jugadores un “pasaporte” para acceder a los clubes locales, así como ayuda económica que les permita hacerse socios (un fondo ayuda a las familias de refugiados a sufragar el 50% de las tasas del club y los equipamientos para sus hijos, tanto niños como niñas).

Junto con la Federación de Fútbol de Auckland, RAS también creó los “All Refs”, un equipo de fútbol de refugiados (ataviado con el color azul de Naciones Unidas), que juega contra equipos locales gracias al patrocinio de la empresa Malcolm Pacific Immigration Consultancy. En esta ocasión, se organizaron juegos de exhibición para reunir a los jugadores y sus familias, además de ofrecer consultas y talleres sobre entrenamientos.

El programa también se ha ampliado para ofrecer otros deportes, como críquet y artes marciales. Incluye además otro fondo para alentar a las niñas de familias refugiadas a participar tanto en deportes de equipo como individuales, como el tenis y la natación.

Éxito

“A las personas refugiadas de todos los países y todas las lenguas les encanta el fútbol, y muchos de nuestros grupos lo único que necesitan es un lugar para jugar y un poco de apoyo”, comenta el Dr. Saeid, quien había trabajado para Médicos Sin Fronteras en Afganistán y que recuerda los oscuros días en que se prohibió el deporte en su país natal, así como el efecto debilitante que tuvo en su comunidad.

Más de 400 jóvenes han participado en el programa y han demostrado mayores niveles de integración en la sociedad, han reducido el aislamiento social y mejorado su autoestima y orgullo cultural.

“Gracias a RAS podemos exhibir nuestro talento y hacer algo con lo que realmente disfrutamos”, afirma Mohammed Shakir Nesar, líder del equipo All Refs. “Nuestro equipo ha viajado a lugares como Hamilton, Whangarei y Wellington para jugar contra los equipos locales. Hemos pasado de ser un grupo de refugiados a contar con nativos de Nueva Zelanda y europeos en el equipo.”

RAS también se ha asegurado de incluir proyectos que capaciten a los participantes. Un ejemplo es formar a sus jugadores de fútbol para que se conviertan en entrenadores. Se eligió a doce jugadores para formarse con el apoyo de NZ Football.

En 2009, RAS añadió un nuevo programa a su repertorio, el llamado Refugee Youth Action Network, enfocado a la formación de una nueva generación de jóvenes líderes procedentes de las distintas comunidades de refugiados. En la fase piloto se impartió formación en liderazgo al aire libre a 90 jóvenes, y en 2011 RAS abrió un nuevo centro de juventud para el proyecto.

La Comisión de Derechos Humanos de Nueva Zelanda ha reconocido la Refugee in Sports Initiative como parte de su Programa de Acción para la Diversidad.

Cómo aplicarlo a su caso

  • Consulte a la comunidad para saber más sobre los retos a los que se enfrenta y examine a continuación los servicios en los que existen obstáculos o lagunas.
  • Implique al conjunto de la comunidad (padres refugiados, profesores, etc.) y reconozca sus contribuciones.
  • ¿Quiénes son sus socios en la comunidad? Puede lograr mejores resultados si trabaja en cooperación con otros. La iniciativa basada en el fútbol de Refugees as Survivors reunió a la agencia de deportes local, al sector privado y a la ciudad de Auckland.
  • ¡Aproveche sus puntos fuertes! Adapte los modelos de los programas ganadores a nuevos públicos y ámbitos, desde fútbol y críquet, ¡hasta clubes de cocina o de bridge!

Themes: Deportes, Vivir


Maytree