Conectar

Marsella, Francia

De la esperanza a la fraternidad: Marseille Espérance

Ayuntamiento de Marsella

August 23, 2012

Los dirigentes municipales reúnen a las comunidades religiosas para crear un foro para el diálogo y la mediación comunitaria

La ciudad portuaria de Marsella, en el sur de Francia, tiene una larga historia de inmigración. Su carácter cosmopolita refleja las sucesivas oleadas de inmigrantes que se han establecido en ella. Hoy en día, su comunidad judía es la tercera más grande de Europa y aproximadamente un tercio de su población es de origen norteafricano, por lo que importantes demógrafos prevén que Marsella será la primera ciudad del continente europeo con mayoría musulmana.

Sin embargo, la ciudad con mayor diversidad étnica de Francia también ha sido la que más éxito ha tenido a la hora de evitar estallidos de descontento social y violencia étnica, como los que han sufrido las periferias de París y otras ciudades. De hecho, algunos estudios sobre las comunidades musulmanas de Marsella muestran que existe un fuerte apego a la ciudad entre las comunidades tanto musulmanas como no musulmanas, incluso en los casos en que los sentimientos de identidad nacional o pertenencia a un barrio determinado no eran tan pronunciados.

Marsella es una ciudad de inmigrantes

Al reconocer que las identidades comunitarias habían adquirido cada vez más importancia en el ámbito público, el Ayuntamiento de Marsella intentó establecer vías de diálogo con sus diversas comunidades étnicas y religiosas. A pesar de que las políticas municipales de Marsella en materia de integración se rigen por el Contrat urbain de cohésion sociale (Contrato urbano de cohesión social – CUCS), un programa de cooperación entre las autoridades públicas de todos los niveles y socios privados, no era fácil abordar las diversas realidades de la sociedad francesa moderna a través de los canales oficiales. En Francia no se recopila información sobre la religión o el origen étnico de las personas en virtud del principio de laicidad, que prohíbe el reconocimiento de la religión o del origen étnico en la vida política y la recogida de datos étnicos o religiosos por parte del Estado.

Rompiendo con esta tradición, el Ayuntamiento creó el foro Marseille Espérance, el primero de su especie en Europa. Creado por el alcalde en 1990 ante el auge de la extrema derecha, su «fórmula única» permitió al alcalde organizar un foro intercultural de las diversas comunidades y grupos espirituales de la ciudad (cristianos, judíos, musulmanes, budistas) en «un espíritu de diálogo y respeto por una laicidad abierta y pacífica». Esta fue la primera vez que se incluyó a los musulmanes junto con otros grupos laicos y religiosos.

Cuando Jean-Claude Gaudin fue elegido alcalde de Marsella en 1995, reiteró su apoyo a Marseille Espérance, basándose en el tema de una Marsella cosmopolita y fraternal para seguir promoviendo su mensaje en los medios de comunicación. Marseille Espérance reuniría a los dirigentes religiosos de la ciudad con el alcalde de Marsella con el fin de fomentar la armonía y el entendimiento entre todos los ciudadanos de Marsella, independientemente de su origen, cultura o religión.

En un espíritu de «laicidad pacífica y abierta», los miembros de Marseille Espérance se reúnen periódicamente con el alcalde para examinar las necesidades sociales de la ciudad, problemas concretos de sus comunidades religiosas o sucesos externos que pueden tener un efecto negativo en la coexistencia pacífica de los habitantes de la ciudad. Un ejemplo del éxito de este foro es el respaldo unánime prestado por Marseille Espérance al proyecto de la Gran Mezquita de Marsella. El liderazgo activo del alcalde, con el apoyo de todos los dirigentes religiosos de Marseille Espérance, logró acelerar la búsqueda centenaria de un lugar adecuado; hoy, la mezquita está en construcción.

Los miembros de Marseille Espérance también pueden actuar por encargo a fin de responder a posibles problemas o amenazas para la coexistencia pacífica de los habitantes de la ciudad, y numerosas intervenciones han logrado resolver conflictos comunitarios. El programa de diálogo intercomunitario del alcalde ha incorporado un nuevo simbolismo municipal en el panorama político: el diálogo entre las comunidades como herramienta para la paz social.

Marseille Espérance ha creado un mensaje de inclusión, cohesión y coexistencia en torno a la figura unificadora de la autoridad municipal, que se ha difundido ampliamente a través de los medios de comunicación y las redes locales. Los medios han respondido de forma entusiasta con un gran aumento del número de artículos escritos sobre las organizaciones de la sociedad civil musulmana.

Establecer contacto con las comunidades a través de los dirigentes municipales

En el año 2000, para conmemorar el 2.600o aniversario de la ciudad, Marseille Espérance puso en marcha el proyecto escultórico Árbol de esperanza para celebrar la unión de todos sus habitantes. La escultura, situada en un lugar destacado frente a uno de sus parques públicos más concurridos, ofreció a todos los residentes de Marsella la oportunidad de suscribir el mensaje de tolerancia, hospitalidad e intercambio que simboliza el proyecto y los valores de Marseille Espérance. Un total de 350 000 ciudadanos suscribieron el Árbol de esperanza y sus nombres se encuentran grabados en las piedras situadas en la base del árbol. Se ha obsequiado una réplica del árbol a su ciudad hermanada, Shanghai, y a la ciudad asociada de Argel.

Otro proyecto innovador patrocinado por Marseille Espérance es el «Metro cúbico de infinitud», una sala de oración y lugar de introspección interconfesional situado en el Hospital Paoli-Calmettes, que muchos consideran único en Europa.

Entre las actividades de Marseille Espérance se encuentran igualmente una gala intercultural anual y un calendario multiconfesional en línea del que puede obtenerse un ejemplar impreso en los actos o el ayuntamiento. Durante el Festival de Cine Documental de Marsella, el Jurado de Marseille Espérance concede cada año el Premio Marseille Espérance, financiado por el Ayuntamiento de Marsella.

Éxito

En 2004, la Fondazione Laboratorio Mediterraneo concedió a Marseille Espérance su Premio de la Paz por su labor encaminada a facilitar el diálogo intercultural y el entendimiento. El modelo marsellés fue adaptado en 2000 por el Ayuntamiento de Bruselas y la Región de Bruselas Capital, con el nombre de Bruxelles Espérance (que actualmente celebra la Semana del Diálogo Interconfesional). En Barcelona, el Grup de Treball Estable de les Religions (GTER) ha firmado un acuerdo de cooperación con Marseille Espérance para aprovechar sus experiencias con ánimo de fomentar el diálogo intercultural e interreligioso con el fin de promover la coexistencia y la paz en la ciudad.

Presentado por: Joseph Downing, European Institute, London School of Economics and Political Science. (Abreviado para la publicación por los responsables de la edición)

Cómo aplicarlo a su caso

  • La consulta a las comunidades y un proceso decisorio participativo dan lugar a soluciones más sólidas y sostenibles.
  • Utilice tantos canales y plataformas como pueda para alcanzar sus objetivos o aumentar su visibilidad: medios de comunicación, artes, Alcaldía, instituciones locales y espacios públicos.
  • Cuente una buena historia. Aparte de las acciones significativas, no subestime el poder simbólico de la lengua y el liderazgo para promover su éxito.

Newsletter



Información de contacto:

Marseille Espérance , Ayuntamiento de Marsella
13233 Marseille cedex20
Marsella, Francia,
(33-4) 91 14 66 04,
Fax : (33-4) 91 14 66 07
marseille-esperance@mairie-marseille.frv
http://www.marseille.fr

Maytree