Municipale

Bilbao, España

La salud de las mujeres, en manos de las mujeres

Ayuntamiento de Bilbao, Programa Mujer, Salud y Violencia

September 21, 2012

Promover la salud de las mujeres en las comunidades de inmigrantes por medio de “agentes de empoderamiento”

¿Cómo promover la salud y seguridad de las mujeres inmigrantes en comunidades marginadas o minoritarias a las que es difícil acceder? En Bilbao se hizo mediante “agentes de empoderamiento”, mujeres formadas para ayudarse mutuamente en la comodidad de sus hogares y sin temor a sufrir discriminación o consecuencias.

En 2008, el Ayuntamiento de Bilbao se dispuso a entrar en acción tras la trágica muerte de una joven a raíz de un aborto y ante la evidencia de que tal vez no fuera un caso aislado. Algunos estudios indicaban que la falta de información y acceso a los servicios aumentaban la vulnerabilidad en materia de salud de las mujeres marginadas y pertenecientes a minorías. Dado el aumento de la población de la ciudad y la elevada tasa de natalidad entre los nuevos inmigrantes, el Ayuntamiento decidió centrar su nueva estrategia de promoción de la salud en las mujeres.

El galardonado Programa Mujer, Salud y Violencia fue elaborado por el Área Municipal de Igualdad, Cooperación y Ciudadanía para promover la salud sexual y reproductiva entre las mujeres inmigrantes, incluida la prevención relacionada con la violencia de género y cuestiones relacionadas con la identidad cultural y sexual. El Programa “Mujer, Salud y Violencia” también pretende capacitar a las mujeres para que participen en sus comunidades y se conviertan en líderes de las mismas.

Un mundo feliz

Bilbao es la ciudad más grande del País Vasco, situado en el norte de España, y al igual que en muchas otras ciudades españolas, la inmigración es cada vez más un factor clave de su evolución futura. Desde 2000, la población de Bilbao se mantiene en torno a los 354.000 habitantes gracias a la constante afluencia de extranjeros, que ha compensado el descenso de la población autóctona. De 2000 a 2010, su porcentaje de inmigrantes pasó del 1% al 8,2% de la población, una tendencia demográfica que probablemente continuará acercándose a la media nacional del 12% o incluso superarla. En la actualidad, la mayoría de los habitantes de Bilbao nacidos en el extranjero proceden de América Latina y existen algunas comunidades más recientes de rumanos, chinos, romaníes y africanos del norte y subsaharianos.

Agentes de empoderamiento

El primer paso del Ayuntamiento fue establecer contacto con las diversas comunidades de Bilbao. Para comprender mejor las necesidades de las mujeres inmigrantes y lograr un mayor alcance y difusión, el programa Mujer, Igualdad y Violencia se asoció a organizaciones comunitarias. Asimismo se pretendía promover el papel de las instituciones locales como un recurso.

En segundo lugar, las mujeres que habían aceptado actuar como “agentes de empoderamiento” recibieron formación; cinco mujeres de cada grupo. Estas agentes de salud fueron seleccionadas por su capacidad de liderazgo y sus posibilidades de establecer contacto con otras mujeres de sus comunidades. Entre sus responsabilidades se encontraban la creación de un espacio seguro para conversar, el estímulo del intercambio cultural y el fomento del efecto multiplicador de los debates acerca de la violencia de género y la salud sexual a través de foros comunitarios.

Éxito

En 2010, el programa Mujer, Salud y Violencia formó a 35 agentes de empoderamiento y en 2011, otras 26 mujeres recibieron certificados del programa. Hasta ahora, 465 mujeres inmigrantes de 38 nacionalidades han participado directamente en el programa. El Ayuntamiento ha distribuido igualmente tres mil ejemplares de material impreso y en línea titulado “Guía para mujeres”, que se centra en la salud sexual, entre otros temas. Esta guía se publicó en rumano, chino, francés, árabe, castellano y euskera, y se han distribuido tres mil ejemplares.

El Ministerio de Trabajo español reconoció el Programa Mujer, Salud y Violencia como un ejemplo para los ayuntamientos que desean elaborar planes locales para sensibilizar acerca de la igualdad de trato y la no discriminación (2010). El programa fue reconocido como una buena práctica por la Red Europea OPENCities (2011).

Cómo aplicarlo a su caso

  • Ofrecer servicios de guardería en los talleres permite que un mayor número de mujeres participen activamente en el proyecto.
  • Utilice un enfoque participativo para obtener una perspectiva basada en las necesidades y las mejores estrategias para tener éxito en la comunidad o zona de servicio a la que vaya a dirigirse.
  • Cultive un entorno seguro y respetuoso para estimular la participación y un aprendizaje efectivo.
  • Seleccione ‘agentes’ con capacidad de liderazgo que puedan atraer a otras mujeres para unirse al programa y ayudar a difundir el mensaje.

Maytree