Planificar

Barcelona, España

Parc Central de Nou Barris

Ciudad de Barcelona

July 5, 2011

Crear nuevos espacios en ciudades antiguas

En el distrito barcelonés de Nou Barris, un parque galardonado y construido sobre los antiguos cimientos del Instituto Mental Santa Creu transforma la sensación de aislamiento que generan sus calles inconexas, su enorme densidad de viviendas, los límites del distrito y la limitación física del solar, creando una comunidad verde para uno de los vecindarios más heterogéneos de la ciudad.

De institución rural a zona urbana

El antiguo Instituto Mental Santa Creu, situado en el barrio barcelonés de Nou Barris, se alza sobre una enorme propiedad céntrica en lo que una vez fueran las afueras rurales de la ciudad. Esta construcción, un armatoste del modernismo de finales del XIX, se extendía sobre una serie de terrazas creadas sobre una orografía marcada por las colinas y, en otro tiempo, fue la segunda mayor institución de su clase en España.

Hacia la década de 1950, la institución y sus cimientos se degradaban por el desuso. Sin embargo, este asentamiento rural proporcionó viviendas económicas a la primera oleada de trabajadores inmigrantes llegados del sur de España en las décadas de 1950 y 1960. Como resultado, a lo largo de la siguiente generación la zona vivió un desarrollo urbano repentino y desordenado a gran escala.

En los años noventa, el Ayuntamiento de Barcelona asumió formalmente el control del lugar, situando allí oficinas administrativas para la ciudad, en rápida expansión. El distrito vivió una segunda ola de inmigración procedente de Rumanía, Ucrania, Ecuador, Pakistán y Filipinas, cuyas gentes acudían atraídas por los bajos precios de la vivienda en este barrio en comparación con otras zonas de la ciudad. Al igual que ocurriera con la primera oleada de inmigrantes, estos recién llegados transformarían de nuevo la composición étnica del distrito, además del diseño desgarbado y heterogéneo de una zona cada vez más dominada por una red de pequeños negocios que se multiplicaban a lo largo y ancho de sus vecindarios.

Asentamientos de crecimiento descontrolado

Aunque el emplazamiento poseía siglos de historia, el rápido crecimiento de las viviendas de alta densidad había transformado radicalmente la zona. La topografía rural original del lugar se veía dominada por un trazado inconexo de calles y una mezcla caótica de edificios de distintas alturas carentes de cualquier conexión espacial. Para agravar la situación, no había aparcamientos subterráneos en la zona. A lo largo de los años, el espacio público que quedaba en esta área se había estado usando como aparcamiento, en lugar de alojar parques o zonas verdes para disfrute de los vecinos.

Otro problema era la sensación de aislamiento físico que experimentaban sus residentes. Aunque el transporte al centro de Barcelona, a menos de dos kilómetros de distancia, había mejorado con la construcción de una carretera de circunvalación para los Juegos Olímpicos de 1992, la comunicación con el centro urbano seguía siendo pobre y dejaba en los residentes una sensación de desarraigo y falta de participación en la amplia oferta del centro de la ciudad.

Renovación del vecindario

En 1997, el Ayuntamiento de Barcelona detectó que había llegado el momento de actuar. Se embarcó en un proyecto para crear un nuevo plan urbanístico para el distrito de Nou Barris, que integraría tanto el carácter desgarbado del emplazamiento como las necesidades sociales de su heterogénea población. El proyecto incluía la demolición de edificios viejos para crear un nuevo espacio público, mejorando algunas secciones del sistema de carreteras y creando 1.750 nuevas plazas de aparcamiento, casi todas subterráneas. El Ayuntamiento también pensó que el antiguo hospital psiquiátrico sería el hogar ideal para el nuevo centro cívico del distrito. Su tamaño, posición, importancia histórica y calidad arquitectónica hacían de este centro el lugar perfecto para lo que hoy es una de las mayores bibliotecas públicas de Barcelona, además de acoger el Consejo Municipal del Distrito de Nou Barris y su Archivo Municipal.

El plan del Consejo también incluía el diseño de un parque urbano que integrara espacialmente la zona, conectando nuevos espacios abiertos con terrenos más antiguos y deteriorados. Condicionado por su estilo y función, el parque debía servir como zona de juegos que proporcionara a los vecinos un entorno más amplio, placentero y saludable donde pasar sus horas de ocio. La inspiración para el diseño del parque llegó de los primeros años del cubismo y los coloridos cuadros que un joven Pablo Ruiz Picasso pintó en 1909 en La Horta de San Juan (Cataluña). Además de sus sinuosas esculturas, sus plataformas peatonales de formas geométricas y sus bancos de inspiración cubista, el parque exhibe un jardín tradicional mediterráneo con árboles, praderas, estanques, sendas y muros cubiertos de azulejos.

Éxito

En 2007, la obra de los arquitectos y paisajistas barceloneses Andreu Arriola y Carmen Fiol obtuvo su reconocimiento cuando el Parc Central de Nou Barris ganó el International Urban Landscape Award (IULA), dotado con 50.000 euros. En opinión del jurado, el Parc Central cumplía un «importante papel innovador en un barrio de Barcelona multiétnico y en rápida expansión». En palabras de Bernd Knobloch, consejero delegado de Eurohypo: «Los espacios cercanos a la naturaleza situados en medio de las ciudades son islas de recreo y lugares para el encuentro. En una era de creciente urbanización del mundo, son una importante contribución a la protección del clima.» Estas conclusiones se verían corroboradas por la Comisión para la Arquitectura y el Entorno Urbano (CABE) y su Informe Verde Municipal (Community Green report):

«Se ha demostrado que el espacio verde reduce el impacto de la privación, proporcionando una mejor salud y un mayor bienestar y creando una comunidad fuerte. La simple presencia de áreas verdes se relaciona con una reducción en el riesgo de padecer problemas graves como la depresión y las enfermedades pulmonares. Vivir cerca de áreas verdes reduce la mortandad, ayudando a diluir la significativa diferencia en la esperanza de vida entre ricos y pobres.»

Actualmente, el Parc Central de Nou Barris es el segundo parque urbano en tamaño de Barcelona y goza de una gran popularidad como centro público común de ocio y lugar de encuentro, testigo del éxito de una transformación histórica, la revitalización de un barrio, la integración social y una mejor forma de vida en una sociedad urbana multicultural.

Cómo aplicarlo a su caso

  • El soporte de las infraestructuras, como el transporte, es un medio esencial para integrar barrios y comunidades heterogéneos.
  • La revitalización de propiedades históricas y antiguas instituciones comunitarias es una forma de conexión con espacios antiguos y nuevos para el compromiso con la comunidad.
  • ¿Hay espacios urbanos abandonados o degradados en su barrio que podrían ser recuperados para el uso y recreo públicos?
  • Se pueden alcanzar economías de escala cuando un proyecto urbanístico sirve a muchos grupos de interés en la comunidad y se usa para proporcionar servicios, placer y ocio.

Newsletter



Información de contacto:

Juan Carlos Altamirano , Nou Barris District Manager's Office
PL MAJOR DE NOU BARRIS , 1
08016 Barcelona, Spain,
Tel: 93 291 68 00
rcanovas@bcn.cat
http://www.bcn.cat/en/ihome.htm

Maytree