Conectar

Fort Wayne, Estados Unidos

Puerta de acceso a la Pequeña Birmania

La ciudad de Fort Wayne

March 22, 2012

Las nuevas ciudades que actúan como puerta de acceso hacen que las comunidades de recién llegados cuenten… y se cuenten.

¿Cuál es la ciudad estadounidense con mayor población de refugiados birmanos?

Lo lógico sería que la primera respuesta fuera Nueva York, Miami, San Francisco o Chicago.

Intentémoslo de nuevo.

La ciudad es Fort Wayne, Indianápolis, una de las nuevas «puertas de acceso» a América.


Las ciudades que actúan como puertas de acceso suelen ser ciudades pequeñas o medianas que se convierten en destino de los nuevos inmigrantes. Aunque por sus dimensiones pueden ser más acogedoras, también suelen tener menos infraestructura y menos servicios para ayudar a los inmigrantes a integrarse en la comunidad.

La ciudad de Fort Wayne tiene una larga experiencia en el acogimiento de inmigrantes. Pero las necesidades de la población birmana que ha llegado recientemente son bastante distintas de las de las comunidades de inmigrantes que fundaron la ciudad.

Muchos llegan a Fort Wayne huyendo de la persecución política y religiosa. Algunos han pasado años en campos de refugiados de Tailandia, sin una educación ni oportunidades de empleo. Apenas hablan inglés cuando llegan y no tienen ningún conocimiento de la cultura americana.

El Ayuntamiento de Fort Wayne se dio cuenta de que se necesitaban medidas mucho más proactivas y dirigidas para que estos recién llegados pudieran establecerse por su cuenta. Desde entonces Fort Wayne ha colaborado con gran éxito con el Gobierno federal, organizaciones de terceras partes y organismos nacionales y locales religiosos y de ayuda a los inmigrantes para avanzar en esta cuestión.

Bienvenido a Fort Wayne

Fort Wayne tiene 250.000 habitantes, y casi un 6 por ciento han nacido en el extranjero. Aunque es tan solo la mitad de la media nacional, la llegada de birmanos dobló estas cifras durante los años punta de 2007 y 2008 con un trasfondo de duro debate nacional sobre la reforma de la inmigración. Fort Wayne se ha familiarizado con la diversidad. Conocida históricamente como Ciudad de la Iglesias, un apodo que se remonta a finales del siglo XVIII cuando la ciudad era el eje regional de la fe católica, luterana y episcopal, Fort Wayne fomenta una cultura de tolerancia religiosa y diálogo intercultural. Las entidades religiosas como Catholic Charities ofrecen servicios de reasentamiento y se coordinan con otras entidades cívicas para garantizar que se satisfagan sus necesidades.

Actualmente, la comunidad de recién llegados a Fort Wayne refleja la diversidad religiosa de la propia Birmania, en este caso una mezcla de hinduismo, islam y budismo. Incluso el New York Times ha publicado un artículo sobre la «proliferación de templos» en Fort Wayne.

Lengua y policía

La llegada de personas de habla birmana a Fort Wayne hace que funcionarios y voluntarios trabajen para ayudar a los inmigrantes a comunicarse mejor con los trabajadores de emergencias. El voluntario Ruck Piatt dirige una clase de ocho adultos birmanos que aprenden inglés y en la que trabajan con escenarios relacionados con la policía y los incendios. E incluye explicaciones sobre las descripciones que son importantes para la policía cuando un niño desaparece o cuando alguien es víctima de un delito.

Aunque las cuestiones relacionadas con la ciudadanía hacen difícil encontrar candidatos a policía entre los inmigrantes birmanos, también existen otras razones, como una fundada desconfianza hacia las autoridades.

«En Birmania, todo el mundo teme a la policía», explica Nyein Chan, director del programa de reasentamiento de Catholic Charities. «Les explico que aquí pagan a la policía [con sus impuestos] y que deben llamarles en caso de emergencia.»

El propio Nyein Chan llegó a Fort Wayne como refugiado procedente de Birmania a mediados de los años noventa. Hoy, Chan dirige sesiones semanales de orientación para nuevos refugiados en Fort Wayne. La mayoría de los refugiados que entran en Estados Unidos reciben una sesión de orientación de tres días a cargo del Departamento de Estado antes de salir de los campos de refugiados. Los que llegan a Fort Wayne reciben instrucción adicional sobre salud, ciudadanía, servicios públicos, enseñanza, empleo, leyes y otros aspectos de la vida en América.

La sesión se inicia con un vídeo en lengua karénica producido por el Departamento de Estado. En birmano, Nyein Chan explica las docenas de cosas que los refugiados deben saber para empezar una nueva vida en ese país. Algunas son sobre necesidades oficiales, burocráticas: saber a dónde ir, a quién preguntar y a qué tipos de ayuda pueden acceder. Otras lecciones son más excepcionales.

Por ejemplo, cuando quiere animar a los asistentes, Nyein Chan les recuerda que su autosuficiencia beneficia indirectamente a quienes todavía viven en el campo de refugiados. Si una comunidad se adapta bien, argumenta, será más probable que los funcionarios de inmigración acepten a más personas de ese mismo grupo.

Ser contado para compartir el futuro

En Fort Wayne, el lanzamiento de la campaña decenal del censo de 2009 se reconoció como una oportunidad para conseguir que la ciudad fuera más integradora y fiscalmente sostenible.

En el censo del año 2000, la población birmana registrada en todo el territorio de los Estados Unidos era de 18 000 personas, muy por debajo de las estimaciones.

Estas cifras tan bajas significaban que las comunidades birmanas no llegaban al umbral de población necesario para obtener ayuda del Gobierno, que habría implicado ventajas como versiones en lengua birmana de los formularios y las pruebas oficiales, servicios de traducción y la capacidad de optar a subvenciones, ayudas y becas de las fundaciones y del Gobierno.

Los datos del censo aportan algo más que un perfil demográfico. También determinan la representación política (a través de los distritos congresionales), y la asignación de más de 300 000 millones de dólares anuales a zonas estatales, municipales y tribales. Una declaración precisa de los datos sobre recién llegados puede aumentar el nivel de financiación estatal y federal que la ciudad recibe para ayudar en los programas más esenciales.

Ser contado también tiene un valor simbólico importante. La participación en el censo es una forma de representación y un buen indicador del compromiso cívico de las comunidades de recién llegados.

El Ayuntamiento de Fort Wayne creó un Comité para un Recuento Completo que debía trabajar en colaboración con la Oficina del Censo de Estados Unidos con el mandato de fomentar la participación de las poblaciones difíciles de contar, como los birmanos.

El principal objetivo del Comité era aumentar la participación mediante la información sobre las ventajas de tener un censo exacto de la comunidad y eliminar la desconfianza respecto al Gobierno en general. Estos esfuerzos se amplían más allá de la población birmana para fomentar una ciudadanía más activa y mejorar la participación cívica en general.

Por ejemplo, Palermo Galindo, que actúa como enlace con los inmigrantes de habla hispana, es copresidente del Comité para un Recuento Completo. Actúa de enlace entre la comunidad latina y la Oficina del Censo, y acude a las iglesias de habla predominantemente hispana con trabajadores del censo para explicar el proceso y asegurar que el Gobierno no utilizará dicha información en su contra. También trabaja con contactos en otros grupos minoritarios para hacer correr la voz.

A 1 de mayo de 2010 puede decirse que Fort Wayne ha conseguido agrupar a las entidades implicadas en formación, medios de comunicación, negocios y religión en los objetivos del censo decenal. El Ayuntamiento de Fort Wayne superó todos los récords de respuesta al censo y el Estado de Indiana fue uno de los cinco primeros Estados del país.

Éxito

La National League of Cities de Estados Unidos ha reconocido a la ciudad de Fort Wayne su liderazgo en la integración de los inmigrantes, y su gran capacidad para comprometer a partes tan diversas en este objetivo compartido.

Fort Wayne fue seleccionada como una de las primeras ciudades para participar en la firma del programa piloto de la NLC, Proyecto de Acción municipal para la integración de los inmigrantes (MAII por su sigla en inglés). No es de extrañar que un componente clave del programa MAII sea The NewCITYzen Naturalization Campaign, pensada específicamente para ayudar a las ciudades a desarrollar una estrategia para aumentar la implicación de los inmigrantes de cara al censo de 2010.

Como dice el alcalde de Fort Wayne, Tom Henry: «Nuestra comunidad se ha enriquecido con talentos, habilidades y culturas de quienes consideran que Fort Wayne es su hogar. Nuestra ciudad es más fuerte y brillante gracias a esta diversidad. Es el distintivo de nuestra ciudad All-America, algo por lo que todos deberíamos sentirnos orgullosos.»

El éxito de Fort Wayne a la hora de contar con los recién llegados es un gran apoyo para la apertura de esta nueva puerta de entrada y la responsabilidad ante un paisaje urbano que cambia.

Recursos relacionados:

Véase el Webinario de Cities of Migration: Making Integration Count: Local Gateways to Citizenship (Hacer que la integración cuente: puertas de entrada a la ciudadanía) (solo en inglés).

Cómo aplicarlo a su caso

  • Busque los puntos fuertes de su comunidad y aprovéchelos en su beneficio.
  • Amplíe los recursos escasos conociendo los programas de varios niveles e intersectoriales y la financiación que se ofrece.
  • Colabore con las autoridades locales, estatales y nacionales para que su campaña tenga más influencia e impacto.
  • Entendimiento intercultural significa conocer a los nuevos vecinos, sus nombres y sus familias, así como su historia y sus tradiciones. Entonces podremos compartir la nuestra.

Newsletter



Información de contacto:

Palermo Galindo , Planner - Hispanic and Immigrant Liaison
City of Fort Wayne
One East Main Street, Fort Wayne, IN 46802

Office: 260.427.6214
palermo.galindo (at) cityoffortwayne.org
http://www.cityoffortwayne.org/hispanic%11immigrant-liaison.html

Maytree