Conectar

Londres, Reino Unido

Tiempo compartido: orientación para la vida diaria

TimeBank

March 24, 2011

La asignación de ciudadanos de a pie para ayudar a refugiados en la realización de actos cotidianos fomenta su integración gracias a la amistad

Antes de trasladarse al Reino Unido desde Afganistán, Lylla no había usado nunca las escaleras mecánicas, no sabía lo que eran los parques públicos y, lógicamente, se sintió abrumada por el metro de Londres.

Mudarse a un nuevo país suele asociarse a una mezcla de anticipación por la posibilidad de una nueva vida y aventuras y de ansiedad por la gran cantidad de desafíos que plantea. Si cabe, estas emociones se experimentan con mayor intensidad cuando uno es refugiado.

Como en el caso de Lylla y las escaleras mecánicas, a menudo son los desafíos y los aspectos desconocidos del día a día los que muchos servicios de apoyo al asentamiento pasan por alto; no obstante, estos aspectos pueden suponer con frecuencia la mayor dificultad y un motivo de aislamiento para los refugiados recién llegados.

Tiempo compartido, una iniciativa voluntaria de orientación para refugiados tiene como objetivo abordar estos desafíos asociados con la integración y que suelen pasarse por alto, además de ayudar con cuestiones lingüísticas y búsqueda de empleo. Lylla se apuntó a Tiempo compartido, donde le asignaron a Laura, quien la ayudó a tomar el metro en Londres por primera vez y la llevó de visita a atracciones locales como museos. Laura, profesora de inglés, decidió convertirse en orientadora como reacción a la imagen negativa que los medios de comunicación ofrecen de los refugiados. Gracias al apoyo de Laura, Lylla empezó a sentirse segura de sí misma, a ir a los parques y explorar la ciudad a solas.

De la política a la práctica

El incentivo para el inicio del programa Tiempo compartido tuvo su origen en una recomendación del departamento de inmigración del Ministerio del Interior británico: la orientación podría ser una herramienta que contribuyera a la integración de los refugiados en el Reino Unido. La práctica demostró que la facilidad de adaptación a un nuevo entorno de una persona aumentaba considerablemente si contaba con un compañero armado de paciencia y conocimientos del medio local, interesado por su vida y por proporcionarle apoyo y consejo. Además, la recomendación planteaba que los programas de orientación y establecimiento de contactos son un claro ejemplo del carácter bidireccional de la integración: tanto el refugiado como la comunidad de acogida representan un papel en la relación y contribuyen a crear comunidades más fuertes y con mayor inclusión social.

Tiempo compartido ha identificado nueve dimensiones de integración que destacan en el proceso de orientación: seguridad en uno mismo, lengua inglesa, empleo, educación, aislamiento, cultura británica, familiarizarse con el área local, voluntariado y acceso a servicios. Cada una de estas dimensiones puede afectar a las personas de distinta forma, dependiendo de su contexto nacional previo, su personalidad, sus expectativas y necesidades. En líneas generales, el proceso de orientación consiste a menudo en afianzar la seguridad en uno mismo para acceder a productos y servicios, además de abrirse a nuevas oportunidades sin rendirse.

Creación de parejas de apoyo

Todos los participantes del programa se someten a un proceso para asegurar que la relación de la pareja será constructiva y duradera. En primer lugar, tanto el potencial orientador como el potencial orientado deben realizar un curso de formación por separado, dependiendo de su papel, donde se abordan conceptos como la integración, cuestiones sobre refugiados y los aspectos esenciales del proceso de orientación. Es en esta fase del programa donde los participantes también se familiarizan con los compromisos mutuos de orientadores, orientados y coordinadores de programa. Tras la formación, se presenta a las parejas potenciales en grupo, se leen los perfiles por escrito de las parejas con una descripción de sus intereses y habilidades, y se escucha de boca del coordinador cuáles son las necesidades y las expectativas de cada persona en cuanto a la relación. Así por ejemplo, Lylla supo que Laura era profesora de inglés, y Laura se enteró de que Lylla quería practicar inglés con una persona nativa. El papel del coordinador en la relación es importante incluso después del momento de formación de la pareja, ya que se encarga de mantener la motivación y el compromiso, así como de acompañarla en caso necesario en los posibles desafíos e intervenir si no congenian.

Una de las orientadoras que pasó por el proceso se identifica con los objetivos del programa: “Recuerdo que en mis viajes me sentía muy agradecida cuando los locales se tomaban el tiempo para hablar conmigo y me acogían en su país. Quería ofrecerle la misma experiencia a alguien recién llegado al Reino Unido.” Gracias a su pareja, ha mejorado sus comprensión en francés y ha aprendido aspectos de la cultura y la cocina africanas.

Integración en acción

Una evaluación independiente de Tiempo compartido ha concluido que esta iniciativa de orientación basada en una relación de amistad ha tenido repercusiones sumamente positivas sobre la integración de los refugiados. De una muestra de estudio de treinta orientadores y orientados, veintidós de los orientadores habían mejorado satisfactoriamente la integración de sus parejas.

Esta valoración se realizó gracias a la ayuda y al consejo ofrecido en cuestiones prácticas relativas al día a día en el Reino Unido, la creación de un sentido de confianza en los refugiados y su mantenimiento, así como la contribución a la mejora de la competencia lingüística en inglés de los orientados. Además, siete de los veintidós orientadores manifestaron que esta experiencia significó un cambio en sus vidas, lo cual conformó la base para trabar una fuerte relación de amistad beneficiosa para ambas partes.

Transcurridos tres años de funcionamiento del programa, TimeBank recibió en 2005 financiación del Ministerio del Interior y de la iniciativa HM Treasury Invest para que el programa Tiempo compartido se ampliara a escala nacional. En estos momentos existen 24 proyectos en marcha en el Reino Unido gestionados y apoyados por un equipo central de TimeBank, la organización benéfica que opera el programa Tiempo compartido en colaboración con organizaciones locales. Desde los inicios del programa, hace siete años, se han asignado orientadores a más de 2.500 refugiados.

Cómo aplicarlo a su caso

  • Una buena coordinación es necesaria para hacer coincidir las expectativas y las necesidades, ayudar al orientador a hacer frente a situaciones desafiantes y mantener la motivación de la pareja para quedar.
  • Todos los progresos son importantes, por pequeños que sean. Medir el impacto de la orientación o la integración puede resultar difícil. A veces, todo lo que uno necesita es la seguridad de que haya alguien ahí.
  • Los orientadores deben ser locales: haga publicidad de los programas de orientación en espacios públicos y puntos de información de su ciudad a los que se acerquen las personas sensibilizadas con los problemas cívicos, como bibliotecas, escuelas y periódicos.

Maytree